La periodista y activista Marta Dillon brindó declaraciones a FM La Patriada sobre el paro de mañana 5 de diciembre que decidió ayer la Asamblea Feminista. “La simultaneidad entre el fallo de Lucía Pérez y el de Santiago Maldonado no es casual, es disciplinadora de los movimientos sociales más dinámicos de los últimos tiempos, el movimiento de mujeres y el de Derechos Humanos.”

En realidad las asambleas empezaron apenas se conoció el fallo del caso Lucia Pérez, se hizo una asamblea a cielo abierto frente a tribunales, donde se decidió en principio esta necesidad de parar, y decimos un paro feminista porque no es un paro convencional al que se llama desde los sindicatos sino se llama del movimiento de mujeres lesbianas, travestis y trans. Es una necesidad de detener la vida cotidiana de parar, de bloquear, de interrumpir lo cotidiano para tomar conciencia en torno a la violencia machista, y decir basta, que sobre nuestros cuerpos no se puede seguir pasando de este modo. La sentencia en torno al caso de Lucia es realmente aberrante, Se pronunciaron desde los abogados penalistas hasta la OEA diciendo que esto es imposible, pero es un fallo dedicado específicamente a la movilización que hicimos el 19 de octubre de 2016, es un fallo que se apoya sobre lo que pasó en el  senado el 8 de agosto cuando un pacto macrista que está muy claro, donde la iglesia tuvo mucho que ver, donde los gobernadores presionaron para que el aborto no sea ley, negando la enorme movilización que había en las calles, negando todo lo que se había puesto en debate. Creo que esta gente vino a negar todos los sentidos que se habían puesto en debate en estos últimos años. Ser víctima de violencia de género no tiene nada que ver con cómo te vestías, con cuáles son tus elecciones sexuales, tiene que ver con padecer un sistema estructural que se llama patriarcado y que se sostiene con violencia.

La aberración peor es que no se reconozca que la violencia machista es una situación de poder, no necesitas tener golpes o desgarros, y además buena, o sino no sus lo suficientemente víctima. o sea, insisto, es una cuestión de poder.

Es muy aberrante que el fallo se sostenga en los mensajes que Lucía enviaba y que por eso no se puede decir que haya existido una violación.

Despues del caso Santiago Maldonado y ahora el caso de Lucia no quedan dudas de que lo que existe es un Estado policial, con ejemplos disciplinadores.

Nosotros vamos a salir a las calles a hacer paro y  cada vez que sea necesario para que por nuestros cuerpos no pasen nunca más.

Programa Sucio y Desprolijo

Hacer Comentario