Miranda Carrete, periodista de FM La Patriada estuvo en la Asamblea Feminista realizada ayer en la CTEP y  compartió el testimonio de las trabajadoras domésticas de Nordelta, a las que no les permiten viajar en los mismos transportes que a sus patrones.

Ayer se realizó una asamblea desde Ni Una Menos para proponer un paro de mujeres a raíz del fallo que hubo en Mar del Plata a favor de los asesinos de Lucia Pérez. Lo que hizo el tribunal fue absolverlos a pesar de que fue comprobado que fue un femicidio, de que la mataron, de que Lucia murió de dolor. A raíz de eso se convoca a una asamblea que se llevó a cabo el día de ayer, de la cual participó la mamá de Lucía Esto hace que muchos trabajadores se acerquen. Quienes se acercaron a esta asamblea de mujeres lesbianas, travestis y trans, fueron las trabajadoras de Nordelta. ¿Se acuerdan que hace una semana estuvimos hablando acerca de las trabajadoras, a quienes no les permitían tomarse el mismo servicio de micros que toman los vecinos de los barrios privados de Nordelta? Eso es solo por discriminación. Por no querer compartir. Han dicho que tienen olor feo, de que no son de su misma clase social, y un montón de barrabasadas en relación a su trabajo. A partir de ahí, las mujeres empiezan a organizarse;  las trabajadoras del hogar, y los trabajadores domésticos luchan desde aquel momento en busca de respuesta por parte del sindicato de empleadas domésticas.

Ese era otro de los reclamos que estuvo presente en la asamblea que se realizó ayer y  que finalizó alrededor de las 9:00 de la noche, donde se definió un nuevo paro de mujeres para mañana miércoles con una marcha a tribunales a las 17:00 bajo el lema  “contra la violencia patriarcal y contra la discriminación” y los disciplinamientos, uno de los disciplinamientos también es el salario, y el ajuste sobre nuestros cuerpos y nuestros bolsillos

Para los que quieran asistir, estas asambleas se convocan a través del Facebook, a través de las redes sociales, en el Facebook de Ni una Menos, que fue una de las organizaciones que convocó y que impulsan iniciativas para defender sus fuentes de trabajo. No olvidemos que muchas trabajan cama adentro, que hay muchas más que trabajan en casas ahí en barrios privados que se están organizando. Pero es muy difícil porque se reciben amenazas de que van a ser despedidas si reclaman más salario. Y si reclaman esto que es un derecho; poder llegar al trabajo de manera digna con el transporte público,  no tener que salir tres o cuatro horas antes para no cruzarse con tu jefe. Una de las organizadoras contaba: “con mi jefa me pude sentar a hablar y decirle: mira, yo ya sé que  acá estoy regularizada, que tengo un pago medianamente digno, pero yo necesito luchar por mis compañeras, porque yo sé que en la casa de al lado hay acoso , hay explotación laboral y necesito que todas podamos tener voz.

Hablan de esa denuncia desde la clandestinidad y nos cuentan también Cuáles fueron las respuestas de los jefes y jefas de los barrios privados, y que la única respuesta que ellas recibieron de los propietarios es, no responder a esta exigencia por parte de las trabajadoras

Programa Hola, Buenos Días¡

 

Hacer Comentario